Amor a dieta

Existe últimamente una obsesión por la comida sana, el deporte, las prácticas orientales que purifican nuestro interior… Parece que se ha instalado una nueva cultura de lo sano que lo está invadiendo todo para encaminarnos hacia ese ansiado bienestar.
¿Pero de verdad está invadiéndolo todo? ¿Qué pasa con nuestras relaciones? Nos cuidamos con dietas bajas en calorías, eliminamos los alimentos transgénicos, cambiamos nuestros hábitos, dejamos de fumar, aprendemos a respirar hondo… y a menudo se nos olvida echar un vistazo a lo que puede estar siendo más tóxico para nosotros: nuestras relaciones.

¿Nos hemos parado a analizar cómo queremos a la otra persona? ¿Cómo nos hace sentir? ¿Estamos compartiendo con la otra persona o nos estamos entregando?
Hoy te propongo este pequeño test para indagar acerca de los roles en tu relación. Estar unidos o estar apegados. Es muy sencillo, solo piensa para ti en estos términos y averigua si coinciden con tu situación:

  1. Pensar en el fin de la relación me genera ansiedad y miedo.
  2. Quiero tanto a mi pareja que me preocupa todo lo que hace.
  3. Alguna vez he pronunciado frases como “Te necesito a mi lado”, “No sé qué sería de mí sin ti”, “Tú me das la energía para vivir”.
  4. Cuando estoy con otra gente, siento que estoy perdiendo tiempo para estar con mi pareja.
  5. Soy capaz de aplazar o anular actividades mías si mi pareja me lo pide o sustituirlas por pasar más tiempo a su lado incluso cuando no me lo pide.
  6. Mi pareja y yo formamos un equipo: los dos aportamos la misma dosis de energía, nos complementamos de manera que uno puede jugar solo, distanciado del otro, sin miedo a que eso perjudique el resultado del “juego”.
  7. A menudo me pregunto cómo he tenido la suerte de que alguien como mi pareja se haya fijado en mí.
  8. Mi pareja sabe todo lo que me gusta y lo que me hace feliz, incluso cuando son cosas que él/ella detesta.
  9. La mayoría de discusiones con mi pareja son por algún error que he cometido y que siempre acabo por reconocer y aceptar.
  10. Mi pareja me ayuda a perfeccionarme como persona: gracias a él/ella descubro mis carencias y me esfuerzo por estar a la altura.

A simple vista, parece que estos son los puntos que deberían definir cualquier relación de pareja, tal como la concebimos hoy día. Sin embargo, exceptuando los puntos 6 y 8, el resto son frases trampa, fruto de una educación emocional que nos ha instalado en la confusión permanente entre amor y dependencia. Pregúntate dónde quedas tú en todos esos puntos. ¿Quién eres tú y qué parte de ti estás potenciando? ¿Cuánto peso estás concediendo a tu pareja dentro de la inmensidad de tu vida y de tu identidad?
¡Cuidado! No estamos hablando de no crear vínculos, ni de dejar de ser cariñosos con nuestra pareja. No se trata de ser hombres y mujeres de hielo. Necesitamos amar, necesitamos compartir. Se trata de aprender a amar de una manera saludable. Como bien dijo Balzac: “El amor no es sólo un sentimiento. Es también un arte”. El arte de saber gestionar bien nuestras emociones.

 

¿Te sientes identificado/a? ¿Te gustaría hablar de tu relación? ¿Crees que tú y tu pareja podéis mejorar vuestra manera de relacionaros pero no sabes por dónde empezar?

Contacta conmigo y charlemos.

670 093 078 / marthamoller@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s